Por el Campo de Cariñena


Esta comarca, conocida históricamente (hasta en El Quijote) por sus recios vinos, tiene su capitalidad en la población que le da nombre, Cariñena. Lógicamente, esta población está rodeada de viñedos y bodegas y dedica su exaltación máxima al vino, en la celebración de la Fiesta de la Vendimia, con la pisada de las primeras uvas y donde uno de sus atractivos es la fuente de la plaza del Ayuntamiento. Ese día la fuente de la Mora, en lugar de agua, lanza surtidores y chorros de vino, que la gente puede degustar libremente.

Pero hablando de setas, no es el término de Cariñena pródigo en ellas, sino mas bien los pueblos que lindan con los Puertos de Paniza y Codos, que son los que vamos a visitar.

Partiendo de Cariñena en dirección a la Almunia de doña Godina, sale a la izquierda otra carretera secundaria que nos lleva a Aguarón y Codos. Pasado Aguarón, también con afamados vinos y bodegas, a pocos Kms llegamos a un cruce, donde a la derecha se accede a un lugar denominado el Cristo de Aguarón, con iglesia y residencia de ancianos. En ese lugar todavía puede verse los restos de una gigantesca carrasca que un día comenzó a secarse ( quien sabe si por actuación humana) y hoy está perdiendo sus recias ramas, sujetas con cables tensores. También hay zona de picnic.

                        Lactarius deliciosus                                                                Hygrophorus gliocyclus

Este lugar está rodeado de carrasca, rebollo, jara y pino repoblado y pueden encontrarse desde Lactarius deliciosusAmanita caesarea hasta Hygrophorus glyocyclus, H. Agathosmus, H. Hypotejus, Lactarius tesquorum, L.chryshorreus, Leccinum lepidus, Russulas, Tricholomas, etc.

Si continuamos por esta pista entre espesos jarales, que invaden tanto el pinar como el robledal, seguimos encontrando diversas especies fungicas y llegamos a otro lugar idóneo para efectuar una agradable parada, tanto para búsqueda de especies como para preparar una comida campestre, en sus mesas y asadores cubiertos, con fuente.

Estamos en el Raso de la Cruz, en el termino municipal de Cosuenda, a cuya población llegaríamos tras pocos Kms de pista. Se decía que en este pueblo se elaboraba la mejor “pajarilla” de Aragón (vino blanco).

De este lugar parten pistas y barrancos colonizados por carrascas, robles y pinares, también con abundancia de jara, en los que podemos encontrar abundantes especies similares a las encontradas en la zona anterior y también Tricholoma equestre o seta de los caballeros, antes excelente comestible y hoy en entredicho por casos de intoxicación mortal en Francia. Junto a ella, Tricholoma portentosum y confundiéndose  a veces Tricholoma sejuntum, de sabor amargo y tóxica.

    Tricholoma equestre

Si retornamos por el mismo camino hasta la carretera, al otro lado hay un barranco y otras pistas, que nos llevan por una continuación de estos mismos hábitats  y especies. Si continuamos ascendiendo por la carretera, superamos el puerto de Codos; a la izquierda parte una pista que nos adentra en una zona de extensos pinares hacia el Puerto de Paniza y a la derecha una serpenteante y estrecha carretera, que da acceso exclusivamente a un repetidor de telecomunicación.

En la bajada hacia Codos, suelen detenerse bastantes aficionados en un ensanchamiento apto para aparcar y buscar entre sus pinares y carrascales. Llegados a Codos tenemos 3 opciones en el cruce de carreteras, todas aptas para continuar con la búsqueda, pero elegimos la que nos lleva en dirección a Mainar, en la carretera de Zaragoza – Teruel.

Poco antes de llegar, si no nos hemos detenido antes en los extensos carrascales, tomamos una pista a la izquierda que nos lleva a la zona de mayor extensión arbolada, de pino y carrasca, del Puerto de Paniza; aunque pertenece realmente a Villarreal y Encinacorba mayoritariamente. Las diferentes pistas nos permiten dirigirnos luego a Encinacorba o por el alto del Puerto a la carretera principal.

Es en esta zona donde acuden cantidades ingentes de aficionados a recoger Rebollón (Lactarius deliciosus). Antes eran catalanes y valencianos, pero ahora muchos son vecinos de los pueblos cercanos y de Zaragoza.

También, a la bajada del Puerto, un desvío nos permite acceder a Aladrén, Vistabella y volver a Paniza en la carretera principal. Es esta otra zona que recorren los aficionados a recoger esta y otras especies como Boletus aereus, Clitocybe candida, Clitocybe geotropa, etc.

En lo alto de la Sierra está la ermita de la Virgen del Aguila, lugar de peregrinación de Paniza. Este pueblo, cuna de personajes ilustres como María Moliner, tiene además afamadas bodegas con recios vinos y una bella y esbelta torre mudéjar en su iglesia parroquial.

                         Arco y Bar                                                               Nª Sª del Aguila

Otros lugares recomendables desde el punto de vista gastronómico, son el Bar el Arco en Paniza para tapear, tomar unas infusiones propias o para hablar e identificar setas, pero para comer estas y otras exquisiteces mejor visitar en Cariñena la Rebotica, en un ambiente  acogedor y entrañable y con extensa carta de vinos de la D.O. Cariñena.